Castillo de Blair

El castillo de Blair ocupa un lugar honorífico entre los castillos más famosos de Escocia. Se sitúa en las inmediaciones de Blair Atholl, en el condado de Perth, en Escocia, rodeado por magníficos y pintorescos jardines que son perfectos para el senderismo.

Sus interiores, en contraste con otras villas privadas, siempre están listos para mostrar a los visitantes obras de arte y antigüedades cuidadosamente recogidas por los distintos propietarios del castillo desde centenares de años atrás.

Blair Castle

Desde la distancia, las paredes blancas como la nieve y las gráciles torretas del castillo lucen fabulosas.

Frente a la puerta de entrada, los visitantes del castillo de Blair son recibidos por un verdadero gaitero escocés interpretando música en vivo y siempre listo para tomarse fotos con todos los invitados.

El Castillo de Blair comenzó su historia como una gran torre residencial del siglo XIII construida ilegalmente por John Comyn en tierras propiedad de David Strathbogie, conde de Atholl, durante la ausencia de este último cuando acudió a la Cruzada.

Conocido como Cummings Tower, el castillo fue asaltado por el conde a su regreso y convertido en su propia residencia. Su hijo, otro David, perdió el castillo cuando se rebeló contra el rey Roberto I de Escocia en 1322 y luego fue entregado a Sir Neil Campbell, cuyo hijo, John, recibió el título de Conde de Atholl en 1320.

Blair Castle, Blair Atholl, Scotland, U.K.

Durante los siguientes 137 años, el título, el castillo y las propiedades pasaron por numerosos propietarios antes de ser reclamados por Jaime II en 1457. Jaime se lo concedió a su medio hermano, Sir John Estuardo de Balvenie, cuyos descendientes lo conservaron hasta 1595, fecha de la muerte del propio John Estuardo.

El hijo de John Estuardo, el segundo conde de Atholl, fue asesinado en la Batalla de Flodden (1513) y su nieto también perdió la vida en la campaña que terminó en la Batalla de Solway Moss (1542).

Durante el mandato de John Estuardo se hicieron numerosas mejoras al Castillo de Blair con la adición de un gran salón en 1530 y una reconstrucción sustancial de la torre original.

Blair Castle

La muerte de John Estuardo, quinto conde de Atholl en 1595, dio como resultado que el castillo de Blair y sus propiedades volviesen a formar parte de la Corona. Permaneció en posesión real hasta 1629, cuando se concedió a John Murray.

Durante las Guerras de los Tres Reinos, los Murray se mantuvieron fieles a la Corona y evitaron enredarse en las primeras hostilidades.

Sin embargo, en 1650, después de la derrota de Oliver Cromwell de la fuerza Covenanter escocesa en la Batalla de Dunbar, el castillo de Blair fue capturado por las fuerzas inglesas. La fortaleza no volvió a manos de la Corona hasta después de la Restauración en 1660.

El castillo de Blair estuvo involucrado de cerca en las rebeliones jacobitas.

Cuando John Graham, el vizconde Dundee, lanzó la primera rebelión jacobita en abril de 1689, el castillo se abrió para los jacobitas a pesar de que los ausentes Murrays eran partidarios del gobierno. Lord John Murray, hijo del entonces dueño, sitió Blair con la esperanza de retomar el control del castillo tanto para su padre como para el gobierno, pero fue expulsado por Graham.

A medida que llegaron otras fuerzas pro gubernamentales bajo el general Hugh Mackay, las dos partes se enfrentaron en la Batalla de Killiecrankie (1689). El resultado fue una victoria jacobita, pero Graham fue asesinado y toda la rebelión perdió impulso.

Posteriormente y tras librarse varias batallas adicionales (al mismo tiempo que una guarnición jacobita permanecía en el castillo de Blair), el levantamiento finalmente se detuvo el 27 de agosto de 1691 cuando el gobierno ofreció una amnistía general a todos los clanes que habían participado en dicho levantamiento, siempre que prestaran juramento de lealtad.

Blair Castle Kirk
Antigua iglesia del Castillo de Blair.

En 1703 el entonces propietario del castillo, John Murray, fue elevado a Duque de Atholl por la Reina Ana, aunque esto no detuvo su oposición vocal al Acta de Unión (1707). Y aunque John no tomó parte, su hijo mayor William Murray apoyó la rebelión de 1715 y luego huyó a Francia.

William Murray se hizo con el castillo junto a su hermano tras la muerte de su padre John en 1724.

Blair Castle Interior (6)
Interior del Castillo de Blair.

Alrededor de 1740 fue James Murray quien comenzó una época de importantes cambios en el castillo, volviendo a modelar la fortaleza para convertirse en una mansión georgiana que incluiría la remoción de muchas de las defensas medievales. Sin embargo el castillo aún jugó un papel importante en el ascenso jacobita en 1745-1746. Y aunque James Murray permaneció leal al gobierno, muchos de sus parientes apoyaron la causa jacobita y el castillo fue tomado por las fuerzas del príncipe Carlos Eduardo Estuardo (Bonnie Prince Charlie) en septiembre de 1745.

Una fuerza del gobierno lo retomó poco después, pero en febrero de 1746 Lord George Murray, hermano de James, sitió el castillo causando un daño extenso por parte de la artillería. El asedio falló cuando Lord Murray fue llamado al norte para reunirse con el ejército jacobita por su fatídico compromiso con el ejército del gobierno en la Batalla de Culloden.

Después de la guerra, James Murray reanudó la restauración y reparación del castillo.

Blair Castle jardín
Jardines del Castillo de Blair.

El castillo de Blair sufrió su transformación final en la década de 1860 cuando fue remodelado bajo los auspicios de los arquitectos de Edimburgo, David Bryce y William Burne.

Esta restauración victoriana vio nuevas torres construidas junto con un salón de baile y modernos servicios.

Blair interior
Interior del castillo de Blair.

Utilizado como un hospital auxiliar durante la Primera Guerra Mundial, el Castillo de Blair fue abierto al público en 1936 aunque sigue siendo propiedad de los Murray.

Castillo de Blair en el mapa

Castillo de Blair desde el aire






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir