Castillo de Glamis

El castillo de Glamis, ubicado en la ciudad de mismo nombre, en el concejo escocés de Angus, es famoso por sus asociaciones con la familia real, en particular como el hogar de la infancia de Isabel, la futura Reina Madre. Además, el castillo ha tenido una buena cantidad de visitantes famosos a lo largo de los años. María I de Escocia se quedó aquí, al igual que su padre, Jacobo V de Escocia.

Sin embargo, hay mucho más en Glamis que conexiones reales. La historia del castillo se remonta al menos al siglo XIV.

Glamis

En el año 1.376, el rey Roberto II de Escocia otorgó la propiedad de Glamis a John Lyon, lord de Glamis, quien reconstruyó una casa fortificada existente en el mismo lugar. El nuevo castillo de John era una sencilla torre de planta en “L”. Aquel edificio del siglo XIV es el que forma el núcleo del castillo hoy en día.

Castillo de Glemis

La torre se amplió y fortaleció en numerosas ocasiones durante los siglos siguientes, especialmente durante los siglos XVIII y XIX. El resultado fue una magnífica residencia similar a un adornado castillo francés, llena de historia y con habitaciones magníficamente amuebladas. Todas las habitaciones, excepto la capilla, se decoraron con leones, el símbolo de la familia Lyon.

Interior del castillo
Habitación de Isabel, La Reina Madre, cuando disfrutaba de su infancia en el castillo de Glamis.

Una conexión real más reciente del castillo de Glamis es también la más conocida. Isabel Bowes-Lyon se crió aquí (no nació en Glamis, como a veces se afirma erróneamente). Isabel creció y se casó con el Príncipe Alberto, quien posteriormente tomaría el trono como Jorge VI del Reino Unido. La pareja pasó parte de su luna de miel en Glamis, aunque desafortunadamente, ¡Elizabeth contrajo tos ferina durante su estadía!

Por otro lado, la princesa Margarita, hermana de la reina Isabel II, nació en Glamis en 1.930, siendo el primer bebé real nacido en Escocia desde el Carlos I en el año 1.600.

Fantasmas del castillo de Glamis


3 brujas Glamis

Se afirma que Glames es uno de los castillos más encantados en Gran Bretaña. Entre los espectros que se puede (o con suerte, no se puede) encontrar, está el espíritu de Janet Douglas, Lady Glamis. En 1.540, Janet y sus dos hijos fueron acusados ​​por Jacobo V de Escocia de estar aliados con el diablo. En realidad, Jacobo quería el castillo de Glamis para sí mismo y los cargos que puso en contra de Janet y sus hijos eran poco más que un pretexto para hacerse con la fortaleza.

A pesar de las protestas públicas, Janet, junto a sus hijos, fueron encarcelados en condiciones terribles en Edimburgo. Posteriormente, la dama y su hijo mayor fueron ejecutados, mientras que el hijo menor tendría que esperar a cumplir los 16 años para tener el mismo final que su madre y hermano. Unos días antes de la fecha de ejecución, el rey Jacobo murió, y el joven se salvó. Años más tarde, cuando la hija de Jacobo V de Escocia, María I de Escocia, visitó el castillo de Glamis, se disculpó con los Lyons por las acciones de su padre.

Y en cuanto al fantasma… se dice que Janet Douglas visita regularmente la capilla del castillo. Aquellos que ven su espectro informan sentirse alegres ante un fantasma que al que no hay que temer.

Glamis Castle

Otro fantasma del que se habla en el castillo de Glamis es el espectro de un joven sirviente que fue mandado a sentarse en las escaleras hasta que le dieron una tarea que realizar. Allí se sentó, olvidado, hasta que murió en el frío de la noche. Se dice que su fantasma, cada vez que alguien sube las escaleras, saca una pierna y hace tropezar a todos aquellos desprevenidos que suben o bajan los escalones.

Cámara secreta castillo de Glamis
Interior del castillo de Glamis.

También se cuenta que otro par de fantasmas habitan una cámara secreta del castillo de Glamis. Allí juegan a las cartas (o a los dados, según la versión de la historia que se escuche). De momento no parece una historia aterradora, pero… ¡hay más! Los dos jugadores estaban tan involucrados en su juego un sábado por la noche, que cuando los sirvientes fueron a decirles que era muy tarde y tenían que irse, simplemente se rieron y dijeron que jugarían para siempre si así lo deseaban. Un extraño entró mientras hablaban y se sentó a jugar con ellos. Era el diablo, y él les tomó la palabra. Ahora juegan por la eternidad, para no dejar nunca su sitio en el juego. Se dice que si se pone la oreja en la puerta de la cámara cuando suenan las campanas de la medianoche, se pueden escuchar llantos de luto.

Visitar el castillo de Glamis


Castillo de Glamis
Vista aérea del castillo de Glamis.

El castillo de Glamis, sobre todo en verano, suele estar lleno de visitantes curiosos, siendo un popular destino para los autobuses turísticos. Así, si deseas conocer este lugar tranquilamente, es recomendable planificar una visita a primera hora de la mañana para evitar las multitudes. El acceso al castillo de Glamis únicamente se puede realizar mediante una visita guiada. Estas visitas toman aproximadamente una hora, durante la cual se entra a las habitaciones y se conocen desde las partes más antiguas del castillo hasta las más modernas y suntuosas.

Los tours son muy buenos y, ciertamente, se hacen tranquilamente. Hay bastante tiempo para explorar cada habitación. También hay un área de exposición, una tienda y restaurante.

Glamis exteriores

También vale la pena tomarse un tiempo para explorar los terrenos y jardines que rodean el castillo. A pocos pasos de la entrada principal se encuentra un grandioso reloj solar construido en 1.671 y que tiene una altura de 7 metros. Es uno de los relojes de sol más grandes de Escocia.

Glamis Castle

Justo al lado del castillo se encuentran pequeños jardines holandeses diseñados en 1.893. Estos jardines, en particular, son privados, pero los que sí se pueden visitar son los jardines italianos diseñados por los padres de la Reina Madre en 1.910. En el parque que rodea el castillo se encuentran varios árboles a tener en cuenta, incluido el “castaño de Culloden”, plantado después de la Batalla de Culloden en 1.746. A principios del siglo XX, el castaño era el área de juego favorito de la joven Isabel Bowes-Lyon, la futura Reina Madre.

Jardines de Glamis

Si se pregunta a los locales por el castillo de Glamis, hay que tener en cuenta que la “i” es silenciosa, y una aproximación de la pronunciación correcta sería “Glahms”.

Castillo de Glamis en el mapa


Castillo de Glamis desde el aire









Deja tu comentario

Acerca del blog

Recorrido por los castillos de Escocia más destacados conociendo su historia.

Mapa de los castillos

Mapa de castillos
Pulsa sobre la imagen superior para acceder al mapa de los castillos de Escocia.