Castillo de Inverness

Inverness se encuentra en el extremo noreste de Great Glen, una línea de cinco lagos que se extiende desde Fort William, en el sudoeste, y que históricamente ha sido una importante arteria de comercio y movimiento a través de las Tierras Altas de Escocia, que de otra manera sería inaccesible.

Inverness, como podría esperarse, fue controlado por una fortificación desde al menos el siglo VI antes de Cristo, cuando los registros indican que Santa Colomba de Sens visitó esta fortaleza del rey picto Brude. El siguiente registro data del año 1.040, cuando Macbeth asesinó al rey Duncan en un castillo cercano. El sucesor de Macbeth, Malcolm III de Escocia, construyó la primera fortificación conocida en el sitio del actual castillo de Inverness a mediados del siglo XI. La naturaleza de esta estructura es incierta, pero probablemente fue una fortificación de tierra y madera, y puede que fuese contemporánea, con una muralla y un foso para proteger la ciudad que crecía.

Castillo de Inverness

El castillo fue sustancialmente reconstruido en piedra por David I de Escocia. En 1.163, su sucesor, Malcolm IV de Escocia nombró a Shaw MacDuff como gobernador hereditario del castillo por sus servicios para reprimir una rebelión en Moray. En 1.263 se hicieron mejoras al castillo para prepararlo para una potencial invasión noruega, aunque en última instancia Inverness no fue atacado.

Guerras de independencia de Escocia


Inverness Castle Scotland

En 1.296, la Primera Guerra de la Independencia de Escocia comenzó cuando el Rey Juan de Balliol desafió las demandas de homenaje de Eduardo I de Inglaterra. La acción inicial fue rápida con una decisiva victoria inglesa en la Batalla de Dunbar (1296), después de la cual una guarnición inglesa fue acomodada brevemente en el castillo de Inverness. Sin embargo, la guerra continuó a medida que varias facciones intentaron derrocar a los ingleses, lo que generó nuevas hostilidades. En 1.303, las tropas inglesas tomaron el control del castillo de Inverness una vez más, pero en 1.308 fue retomado por Roberto I de Escocia, quien rechazó cualquier uso militar adicional.

Señor de las Islas


Inverness

El estado del castillo después de la acción de Roberto I de Escocia no está claro, pero la ciudad fue atacada por Donald, Señor de las Islas, en 1.410. Esto llevó a Alejandro Estuardo a reconstruir el castillo en 1.412. La fortaleza renovada recibió a Jacobo I de Inglaterra y VI de Escocia en 1.428 como intentó imponer su autoridad a sus magnates del norte, en particular al sucesor de Donald: Alexander MacDonald, Señor de las Islas. Durante la permanencia del rey allí, Alexander fue convocado para comparecer y, cuando lo hizo, fue arrestado y encarcelado junto con muchos otros Señores de las Islas que habían desafiado a Jacobo. Alexander fue finalmente liberado y en 1.429 regresó a Inverness con una gran fuerza y ​​quemó la ciudad por completo. Alexander se presentó a Jacobo en agosto de 1.429 y fue encarcelado en el castillo de Tantallon.

Una vez más habiendo sido liberado, MacDonald continuó teniendo una relación delicada con la monarquía y el castillo de Inverness fue atacado por sus tropas en 1.455, 1.462 y 1.491. En cada ocasión, la ocupación fue de corta duración y seguida por numerosas mejoras en el castillo para fortalecer sus defensas. La amenaza sobre el castillo de Inverness terminó en 1.493 con Jacobo IV de Escocia, quien rompió con éxito el poder de los MacDonald.

María, reina de Escocia


Castle, Inverness

En 1.508 Alexander Gordon, 1st Earl of Huntly, fue nombrado guardián hereditario del castillo de Inverness. Todavía estaba con su familia en 1.562 cuando George Gordon, conde de Huntly, desafió a María, la reina de Escocia, y rechazó su entrada en el castillo, lo que provocó que fuerzas provenientes de los clanes Fraser y Munro asaltaran el castillo. Sin embargo, los ataques fueron repelidos con éxito por la familia Huntly, quienes supuestamente invirtieron mucho en la estructura, incluida la decoración lujosa de las salas estatales con pinturas italianas.

Guerras de los Tres Reinos


Inverness castle

El castillo de Inverness fue testigo varias acciones durante las Guerras de los Tres Reinos. En 1.644 fue ocupado por tropas de Covenanters encargadas de defender el área contra el general James Graham, I marqués de Montrose. El castillo tuvo un éxito extraordinario con los Covenanters, quienes salieron victoriosos en múltiples batallas (1.644 y 1.665). Posteriormente, tras la Batalla de Auldearn (mayo de 1.645), el castillo de Inverness estuvo cerca de ser asaltado. Sin embargo, la guarnición se mantuvo firme y Montrose no tuvo mano de obra para comenzar los trabajos de asedio y, por lo tanto, se retiró.

La ejecución de Carlos I de Inglaterra en enero de 1.649 provocó una nueva ronda de hostilidades. Las fuerzas realistas que representaban al Príncipe Carlos (Carlos II) tomaron el castillo de Inverness en febrero de 1.649, pero se retiraron cuando un ejército de Covenanters liderado por David Leslie les hizo frente. Al año siguiente, Montrose regresó a Escocia con la esperanza de movilizar a la oposición realista una vez más. Lewis Gordon, marqués de Huntly, asedió el castillo de Inverness en su nombre, pero la fortificación resistió su ataque. La derrota de Montrose en la Batalla de Carbisdale (1.650) y su traición en el castillo de Ardvreck terminaron la campaña.

Ciudadela de Cromwell


Inverness Clock Tower, Cromwell Road, Inverness, August 2013
Torre del Reloj de la ciudadela de Cromwell

A pesar de la derrota de los realistas escoceses, el príncipe Carlos hizo las paces con el gobierno de los Covenanters, quienes, después de haber obtenido concesiones políticas significativas, le proclamó como Carlos II. Esto llevó al gobierno de la Commonwealth (Mancomunidad de Naciones) de Inglaterra, bajo el mando de Oliver Cromwell, a invadir a los Covenanters. Las fuerzas de los Covenanter fueron derrotadas en las batallas de Dunbar (1.650) y Worcester (1.651) y, posteriormente, Escocia fue invadida. Cromwell consideraba que el control de Great Glen era crucial para dominar el norte de Escocia y, en consecuencia, construyó fortificaciones en Fort William e Inverness, comenzando en mayo de 1.652.

La nueva instalación, conocida Fortaleza de Cromwell, no reutilizó el sitio existente ocupado por el castillo de Inverness, ya que los militares consideraron que estaban demasiado cerca de la costa. Era esencial que los barcos de suministro pudieran llegar al fuerte sin obstáculos y, en consecuencia, se construyó un castillo mucho más cerca de la desembocadura del río Ness. La estructura tomó la forma de un recinto en forma de pentágono y fue rodeada en cuatro lados por un foso lo suficientemente ancho como para dar paso a una embarcación. El quinto lado de la fortaleza estaba protegido por el río Ness. Internamente tenía alojamiento para más de 1.000 soldados y una importante fuerza de caballería. El fuerte contaba también con capacidad para 164 caballos en un nivel inferior y 312 hombres en pisos superiores. Los trabajos de construcción continuaron hasta 1.655 y costaron 80.000 libras esterlinas de aquel entonces, equivalentes 30 millones de libras hoy en día.

La conocida como Ciudadela de Cromwell fue clausurada después de la Restauración de Carlos II en 1.660 y, dos años después, se desmanteló. Las piedras de la ciudadela se utilizaron para construir el Puente Ness. Sin embargo, los movimientos de tierras de la ciudadela permanecieron visibles hasta el desarrollo de la ciudad después de la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día, solo la Torre del Reloj de Cromwell, que se registró por primera vez en 1.693 y se presume que proviene de uno de los edificios del fuerte, junto con una pequeña sección de terraplenes de muralla, es lo único que sobrevive de aquella ciudadela. La mayoría del sitio originalmente ocupado por la ciudadela ahora está enterrado bajo la terminal de BP Oil.

Rebeliones jacobitas


Inverness

El régimen de Estuardo restaurado prosperó durante el reinado de Carlos II pero, cuando murió en 1.685, su sucesor fue tratado con cierta sospecha. Jacobo II de Inglaterra y VII de Escoci era abiertamente católico y se mostraba en oposición directa a las tendencias predominantemente protestantes de Inglaterra y tierras bajas de Escocia. Durante tres años, el nuevo rey fue tolerado, pero el nacimiento de un heredero varón significó potencialmente una larga fila de monarcas católicos. En lo que se conoce como la Revolución Gloriosa, los magnates clave de todo el reino invitaron a Guillermo III de Inglaterra a invadir y convertirse en monarca conjunto junto a su esposa, María II de Inglaterra, sujeto a limitaciones constitucionales. La reacción en Escocia al nuevo régimen fue mixta y se opuso amargamente a los montañeses católicos. Casi inmediatamente, la primera rebelión jacobita comenzó bajo el liderazgo de John Graham, I vizconde de Dundee.

Al mismo tiempo que sucedían estos eventos, Inverness sufría una vez más la guerra de clanes. A principios de 1.689, como resultado de una enemistad que había durado más de veinte años, los MacDonalds de Keppoch saquearon la ciudad y tomaron rehenes. John Graham negoció su liberación, después de un importante pago de rescate, y, en consecuencia, los MacDonald se reunieron en su estandarte para apoyar su rebelión. Sin embargo, el levantamiento duró poco, ya que Graham fue asesinado en la Batalla de Killiecrankie y una amnistía del Gobierno desactivó las tensiones. Dada la situación de seguridad, el castillo de Inverness, que aún estaba en manos de la familia Huntly, volvió a la Corona.

Fort George


Fort George Inverness
Fort George.

Otras rebeliones jacobitas ocurrieron en 1.715 y 1.719, lo que llevó al castillo de Inverness a reforzarse con una guarnición ampliada de 600 hombres. Las partes del castillo medieval se convirtieron en el alojamiento del Oficial, mientras que la Casa del Gobernador y los cuarteles construidos con este fin también se reforzaron. Después de la designación, en julio de 1.724, se continuó con el trabajo del general George Wade como comandante del ejército en el norte de Gran Bretaña. Wade consideró el control efectivo de las Tierras Altas dependientes del dominio de Great Glen y, en consecuencia, construyó Fort Augustus y aumentó las instalaciones en Fort Williamy y el castillo de Inverness. Este último, que ahora pasó a llamarse Fort George, incluyó la construcción de una nueva muralla, así como una nueva Casa del Gobernador y cuarteles. Wade también buscó mejorar las líneas de comunicación militar a través de las Tierras Altas con una extensa red de caminos militares para facilitar el movimiento sin restricciones a través de Inverness.

Rebelión de 1.745


En julio de 1.745, el príncipe Carlos Eduardo Estuardo llegó a Eriskay, en las Hébridas Exteriores. Durante el verano y el otoño, formó un ejército y, en noviembre de 1.745, invadió Inglaterra utilizando la red de carreteras que Wade había construido. Para diciembre, Carlos había llegado a Derby y había maniobrado hábilmente alrededor de los ejércitos del Gobierno, pero finalmente se habría retirado a las Tierras Altas de Escocia. Fue perseguido por las fuerzas gubernamentales, pero obtuvo un respiro con una victoria en la segunda Batalla de Falkirk (1.746). A partir de entonces, trató de desalojar las guarniciones gubernamentales a lo largo de Great Glen antes de renovar su campaña en la primavera.

Fort George
Capilla de Fort George.

Los jacobitas lanzaron asaltos decididos contra las tres fortalezas de Great Glen. Fort George (anteriormente castillo de Inverness) cayó rápidamente ante los rebeldes, al igual que Fort Augustus. Con las Tierras Altas firmemente en sus manos, los jacobitas invernaron en Inverness mientras que las fuerzas gubernamentales hicieron lo mismo en Aberdeen. Cuando se reanudaron las hostilidades en 1.746, los jacobitas se retiraron de Fort George, pero derribaron la estructura gracias a numerosas explosiones alrededor del sitio. La rebelión terminó abruptamente en abril de 1.746 tras la derrota de los jacobitas en la batalla de Culloden.

Reconstrucción


Inverness

La facilidad con que Fort George (Castillo de Inverness) había caído sobre los jacobitas había alarmado a las autoridades militares británicas. En lugar de reconstruir el fuerte, se diseñó una nueva instalación con tecnología punta. El nuevo Fort George fue construido en Ardersier, un sitio a unos 15 kilóemtros millas al noreste de Inverness, el cual fue seleccionado en parte por razones tácticas, pero también debido a las quejas de la población de Inverness. Esta nueva instalación tomó el nombre de Fort George II y dejó la antigua y ruinosa fortificación retomando su antiguo título de castillo de Inverness. El sitio permaneció en malas condiciones hasta mediados del siglo XIX, cuando se reconstruyó para albergar el Palacio de Justicia del Sheriff y el Palacio del Condado. Construido en un estilo neo-normando, el trabajo comenzó en 1.836. El castillo, a día de hoy, sigue en uso como un patio y, por lo tanto, el acceso está limitado al exterior, aunque esto puede estar cambiando en un futuro próximo.

Castillo de Inverness en el mapa


Inverness desde el aire









Deja tu comentario

Acerca del blog

Recorrido por los castillos de Escocia más destacados conociendo su historia.

Mapa de los castillos

Mapa de castillos
Pulsa sobre la imagen superior para acceder al mapa de los castillos de Escocia.